lunes, 8 de mayo de 2017

Operación Estrella Polar, Polyarnaya Zvezda

Detalle del avance germano-finlandés sobre Leningrado hasta finales del mes de septiembre. Mapa ruso.
Como prometimos en la entrada anterior, nos toca hablar de la participación de los españoles en el Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial encuadrados en la División Azul. 
La batalla de Krasny Bor, de la que hablaremos en la siguiente entrada, formó parte de la operación soviética Polyarnaya Zvezda. Un ataque en pinza cerca de Leningrado, como continuación de la Operación Iskra y así levantar completamente el Sitio de Leningrado, rodeando una parte sustancial del 18º Ejército alemán. La ofensiva cerca de Krasny Bor, formaba parte del brazo occidental de la pinza. La ofensiva soviética comenzó el miércoles 10 de febrero de 1943. Produjo avances notorios en el primer día, pero rápidamente se estanco. La fuerte defensa de la 250ª División de Infantería, liderada por el General Emilio Esteban Infantes y la 4ª División de Policía de la SS, dio tiempo a las fuerzas alemanas para reforzar sus posiciones. Para el 13 de febrero, las fuerzas soviéticas habían detenido su ofensiva en este sector.
El cerco de Leningrado comenzó a principios del otoño de 1941. Para el 8 de septiembre, las fuerzas alemanas y finlandesas habían rodeado la ciudad, cortando todas las rutas de suministro a Leningrado y sus suburbios. Sin embargo el avance sobre la ciudad falló y la ciudad fue sometida a un cerco. Durante 1942 se hicieron varios intentos de romper el bloqueo, pero todos fueron infructuosos. El último esfuerzo de este tipo en 1942 fue la ofensiva de Sinyavin. Después de la derrota de ese esfuerzo, la línea del frente volvió a lo que era previamente y otra vez 16 kilómetros separaron el frente de Leonence Govorov de Leningrado en la ciudad y el frente de Volkhov de Kirill Meretskov.
A pesar de los fracasos de las operaciones anteriores, la elevación del sitio de Leningrado era una prioridad muy alta, así que los nuevos preparativos ofensivos comenzaron en noviembre de 1942, solamente semanas después de que la última ofensiva fallara. En diciembre, el plan operacional fue aprobado por el STAVKA (Alto Comando Soviético) y recibió el nombre en clave "Iskra" (Chispa). En enero de 1943, la situación se veía muy bien para el lado soviético. La derrota alemana en Stalingrado había debilitado el frente alemán. Las fuerzas soviéticas planeaban o llevaban a cabo operaciones ofensivas en todo el frente, especialmente en el sur de Rusia.
En medio de estas condiciones, "Iskra" iba a ser la primera de varias operaciones ofensivas dirigidas a infligir una derrota decisiva al Grupo de Ejércitos del Norte.
La operación Iskra fue una victoria estratégica para las fuerzas soviéticas y abrió con éxito un corredor terrestre de 8-10 km de ancho en la ciudad. Un ferrocarril se construyó rápidamente a través de él y permitió que muchos más suministros para llegar a la ciudad que el "camino de la vida" (la ruta del camión a través del lago congelado Lagoda), eliminando la posibilidad de la captura de la ciudad y una conexión germano-finlandesa. Al mismo tiempo, sin embargo, STAVKA sabía que "Iskra" era incompleta pues el pasillo que había abierto era estrecho. Además, las alturas importantes y el punto fuerte en Siniavino eran todavía controlados por los alemanes. Esto llevó a Georgy Zhukov, el comandante soviético, a planear una operación ofensiva más ambiciosa llamada Operación Polyarnaya Zvezda (Estrella Polar).
La Operación Polyarnaya Zvezda trató de construir sobre el éxito de la Operación Iskra y comenzó pocos días más tarde. Zhukov, que había supervisado Iskra, fue promovido al mariscal de la Unión Soviética el 18 de enero, el día en que los dos Frentes Soviéticos se unieron y rompieron el bloqueo. Esto prevé un ataque de tres frentes por parte del Frente Noroccidental (aproximadamente equivalente a un grupo de ejército), bajo el mariscal Semyon Timoshenko; El Frente de Volkhov bajo el Coronel General Kirill Meretskov y el Frente de Leningrado bajo el Coronel General Leonid Govorov, del que ahora formaba parte el 55º Ejército. El Frente Noroccidental debía atacar el Corredor Ramushevo, que conectó el Demyansk Salient, que los alemanes mantenían en sus posiciones principales desde 1942. La destrucción de la mayor parte del Ejército alemán en el bolsillo permitiría al Frente explotar la brecha en el Líneas alemanas. Los Frentes de Leningrado y Volkov debían aprovechar el hecho de que el Ejército alemán 18 se estiró en los combates de enero y así atacar los flancos del ejército, con el objetivo de unirse cerca de Tosno. Una vez más, esto crearía una brecha en las líneas alemanas. En general, el objetivo de la ofensiva no fue nada menos que derrotar decisivamente al Grupo de Ejércitos del Norte y avanzar hacia el Lago Chud.
El objetivo del 55º Ejército era romper la vital carretera Leningrado-Moscú, empezando desde su posición de despegue en Kolpino hacia Tosno; Fue para unirse con un ataque de pinza en dirección norte del 54º Ejército del Frente Volkhov, rodeando así a las formaciones alemanas en el sector Mga. La autopista es una importante conexión ferroviaria que une Moscú y Leningrado. El pivote-punto para esta carretera era Krasny Bor, situado entre la carretera y la línea ferroviaria. El ataque del 55º Ejército también golpearía sectores defendidos por otras formaciones alemanas que se establecieron para asegurar flancos y atraerlos a la batalla. Una vez que este ataque había tenido éxito, el plan era que las fuerzas del segundo escalón avanzaran por la brecha hacia Tosno. El ataque estaba planeado para el 10 de febrero de 1943 y debía saltar desde Kolpino. El 55º Ejército planeó atacar con una fuerza de aproximadamente 40.000 hombres y 30 tanques en el primer escalón, para ser seguido por un grupo móvil compuesto por la 122ª Brigada de Tanques y la 35ª Brigada de Esquí.
A fines de enero de 1943, Emilio Esteban Infantes, comandante general de la 250ª División de Infantería (División Azul), estaba al tanto de la acumulación de las fuerzas soviéticas (55º Ejército), lo que indicaba que un ataque era inminente. Para desviarlo, ordenó a sus reservas, y a las 9ª y 11ª Baterías del 250º Regimiento de Artillería, a Krasny Bor el 2 de febrero. El 9 ordenó que al menos un tercio de los hombres con todas las armas automáticas disponibles se retirarían a 2.000 metros de la línea principal de resistencia; Que el 269 ° Regimiento de Infantería esté dispuesto a renunciar a su 2 ° Batallón tan pronto como se le solicite; Y que el 263rd Regimiento de Infantería tuvo que proveer una compañía de infantería, dos compañías Fusileros y una compañía de ametralladoras como reservas. Se establecieron algunos campos de minas adicionales y se realizaron mejoras menores en las posiciones de tiro. El comandante alemán prometió enviar dos compañías antitanque con cañones Pak 40 AT de 75 mm y cañones AT de 88 mm (aunque sólo uno de ellos llegó a tiempo para la batalla), así como un regimiento de infantería.

Fuerteventura, 5 de Mayo de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario